La llegada de la electricidad a Andalucía

619 12 33 24
La llegada de la electricidad a Andalucía

La importancia de la energía eléctrica en el día a día y de la electricidad en cada momento de nuestra vida es indiscutible. Las instalaciones eléctricas en Marbella hacen que toda una ciudad se mueva. La que hay en el mundo permite que este se desarrolle día a día.

Todos conocemos su importancia y muchos somos los que sabemos cómo se genera esta y qué beneficios tenemos. Pero ¿sabemos cómo se llegó a esas instalaciones eléctricas en Marbella?

Obviamente, todos sabemos que la electricidad no se inventó, como ha pasado con el motor de combustión, el submarino o el automóvil. La electricidad se descubrió, ya que estaba intrínseca en la naturaleza. No en vano, Franklin ató una llave metálica a una cometa en medio de una tormenta para ver cómo actuaba cuando impactaba un rayo. Desde ese tiempo ya alejado de 1752, largo ha sido el viaje. A Andalucía tardaría en llegar ese descubrimiento en formato de iluminación para determinadas poblaciones casi 150 años.

El inicio del uso de la energía eléctrica en nuestras ciudades significaba que el cese de actividades generalizado que se daba a la finalización del día no se produjera. En esos primeros momentos nada tiene que ver la calidad eléctrica con lo que ahora entendemos.

A principios del siglo XX ya eran doce los municipios malagueños, entre los 78 andaluces, que disponían de esta nueva tecnología que permitía generar electricidad para el alumbrado de los mismos.

Para disponer del privilegio que significaba el establecimiento de una fábrica de electricidad, los municipios estaban condicionados por la presencia de un curso de agua, la cercanía a una línea de ferrocarril que permitía el aprovisionamiento de carbón y otros materiales.

Trivilux es el presente y futuro, el heredero que seguirá cultivando grandes triunfos en el montaje de las diversas variedades de instalaciones eléctricas como llevamos haciendo mucho tiempo.

haz clic para copiar mailmail copiado